Branding Comunicación Emprendimiento Marketing

5 valores irrefutables para una vida adulta más agradable

12
Escrito por Adrián Ortiz

Naces, creces, estudias lo básico hasta que debes elegir qué carrera es la ideal para ti, ¿a qué te vas a dedicar? algunas personas lo tienen muy claro desde pequeños, a otros nos cuesta más trabajo decidir pero todos debemos pasar por esa edad de la cual sabemos que ya no hay vuelta atrás, es hora de lidiar con problemas de adultos, pagar por tus cosas, rentar una casa, tener una familia, emprender o buscar trabajo fijo. Nadie te advierte que el cambio es abrupto, te atrapa, te consume, en un pestañeo te ves envuelto en este fantástico mundo de la responsabilidad.

Algunos antes, otros después pero todos inevitablemente en algún momento de nuestras vidas debemos generar ingresos y para hacerlo sólo hay 2 opciones, o buscas trabajo fijo o creas tu propio trabajo, ambas opciones tienen sus ventajas y sus desventajas, no hay una mejor que la otra, solamente tu lo decides. Algunas personas son muy buenos trabajadores pero no se animarían nunca a arriesgarse con un negocio propio, y eso está bien. Algunos otros somos un poco más intrépidos y nos aventuramos en este incierto mundo de buscar clientes, encontrar proveedores, colaboradores comprometidos, administrar los ingresos, los gastos, invertir, prepararnos continuamente, perder dinero, perder amistades, perder clientes, caerte, levantarte, aprender, corretear gente, enojarte, frustrarte, volver a levantarte, seguir aprendiendo, reconocer errores, en fin, esta bonita aventura que se llama emprender.

Sea cual sea el rumbo que tomes, siempre hay factores clave que te ayudarán en tu camino profesional tanto como empleado como emprendedor o empresario, muchas veces nos parecen detalles insignificantes, pero a la larga mantener estos valores activos te dará una ventaja significativa en cualquier lugar que estés parado.

Yo simplifico la velocidad de tu crecimiento laboral en 5 valores irrefutables, personales e imprescindibles que no vas a aprender en una materia de universidad más bien los adquieres de forma empírica poniéndolos en práctica todos los días a todas horas.

1. Puntualidad.
El tiempo es valioso, cada quien tiene la capacidad de administrarlo como deseé y de utilizarlo en lo que mejor le plazca pero no hay nada que justifique que tu hagas perder el tiempo a otras personas, si te comprometes a llegar a cierta hora, a entregar un proyecto tal día, es tu responsabilidad hacer todo lo que esté en tus manos por cumplir esa promesa.
Siempre pueden existir razones de peso que te limiten las posibilidades de cumplir con lo prometido, pero debes tener la amabilidad de avisar con tiempo de antelación para que la persona que te espera pueda re organizar su día. Siempre ten en mente una cosa, si gastas todas tus balas muy rápido, en adelante la gente se dará cuenta que tu impuntualidad es por tu mala administración de tiempo y no por alguna emergencia extraordinaria.

2. Comunicación.
Siempre mantén tus herramientas de comunicación abiertas, demuéstrale a tu cliente o a tu empleador que puede comunicarse contigo en cualquier momento, (dentro de las horas laborales obviamente), no cometas el error de ignorar llamadas o mensajes sólo porque sabes que no has cumplido con tu promesa de tiempo y que te van a llamar la atención, siempre hay más posibilidad de generar relaciones laborales de largo plazo con las personas que son honestas y dan la cara que con las que se esconden y evitan los problemas.

3. Sinceridad.
Somos seres humanos con virtudes y defectos, siempre hay situaciones que nos sobre pasan, situaciones personales, emocionales, económicas, etcétera que nos dificultarán cumplir con una promesa hecha. Créeme, tu cliente o tu empleador siempre va a valorar más que le digas la verdad. Seguramente va a haber molestias porque no cumpliste como lo prometiste pero mentir o volverte a comprometer con algo que no puedes cumplir te puede traer problemas más grandes y menores posibilidades de que ese cliente o empleador te vuelva a contratar.

4. Esfuerzo.
En cualquier trabajo que te encuentres, tengas la posición que tengas siempre esfuérzate por hacer un buen trabajo, aunque no te guste tu jefe, o tu empresa; las personas con las que trabajas son las que darán referencia de tu forma de trabajar y el mundo laboral es muy pequeño, nunca sabes en qué momento te vas a volver a encontrar con un ex compañero de trabajo, así que es mejor dejar una buena impresión con todos y que tu esfuerzo y compromiso sean tu carta de presentación en cualquier lugar que te encuentres.

5. Amabilidad.
Debes tener claro siempre que estás tratando con seres humanos y que cada persona tiene sus propios problemas, pase lo que pase tu debes mantener la calma, tener inteligencia emocional y aguantarte las ganas de ser grosero con aquellas personas que no te caen bien en tu trabajo, esa capacidad de mantenerte amable con todos los que te rodean te convertirá en alguien con una gran fuerza de atracción y generará que más personas quieran pasar tiempo contigo, eso va a construir relaciones fuertes y las relaciones fuertes te aseguran que vas a tener trabajo y/o clientes por mucho tiempo.


En un mundo laboral tan competido son tus valores lo que te dará una ventaja y la oportunidad de sobresalir, y no pretendo decir que si no tienes estos valores no podrás lograr nada en la vida, ya que hay muchas variables que determinan tu crecimiento laboral, pero sin miedo a equivocarme puedo afirmar que si cultivas, practicas y mantienes vivos estos valores, tu paso por la vida adulta y responsable será más agradable.

Adrián Ortiz

Director general de Porn Design Graphic House.
Apasionado empedernido por el diseño e intoxicado de una gran dosis de creatividad, curiosidad, energía y ganas de hacer cambios positivos en la gente que me rodea.
Amo el cine, la música, los conceptos creativos, las ideas frescas, las personas honestas, los niños y el diseño en todas sus formas.