Comunicación Redes Sociales

Si los haces reír, ellos vendrán

zomugs
Escrito por Lucía Valencia

A lo largo de mi (no tan extensa) carrera profesional siempre he tenido la fortuna de no encontrarme nunca con la falta de trabajo, esto se vuelve increíble cuando considero que la mayor parte del tiempo he trabajado en lo que me gusta y se torna ya de plano EXTRAORDINARIO cuando me acuerdo de que soy licenciada en Lengua y Literatura de Hispanoamérica. Aunque los trabajos que he tenido han sido varios y variados, uno de los que más recuerdo fue mi incursión en publicidad para redes sociales como redactora (o copywriter, como le dicen los chavos de hoy), más que nada porque, cuando una amiga que empezaba con su propia agencia de publicidad me invitó a trabajar con ella, yo no tenía ni la más remota idea de que podía ganar dinero aplicando mis habilidades de redacción en redes sociales. O como me dijo mi mamá: “qué suave que te pagan por escribir cosas en el face”.

Algo que noté inmediatamente después de comenzar a trabajar en los contenidos, fue que a la gente le encanta que la hagas reír. Ya sea con una cita, un meme ridículo o una caricatura, entre las publicaciones con más éxito siempre se encontraban las que tuvieran cierto grado de comedia. Y a pesar de que esto pudiera sonar obvio, hay que tener gracia para ser gracioso, especialmente en un ámbito tan específico con clientes tan específicos como lo es la publicidad digital. Lo complicado del asunto se presenta cuando el producto que se promociona no se presta para darle tintes humorísticos, todo depende de la creatividad de los creadores de contenido y la disposición del cliente, porque nunca hay que olvidar quién paga las facturas. Lo ideal sería llegar a un punto medio en donde ambas partes (creador/cliente) queden satisfechos con el contenido publicado, pero como todos los creativos sabemos y hemos sufrido, a veces hay que sacrificar un poco de buen gusto para cumplir con el trabajo que se nos pide.

La inclusión del humor no es algo que solamente aplique a la hora de trabajar en contenidos, también lo uso como regla de oro para mis cuentas personales. ¿Lo que me pasó no es gracioso, o no puedo darle el giro para que lo sea? No lo publico. ¿Esta foto que estoy a punto de tomar no se puede compartir con alguna frase o explicación graciosa? No la tomo. Sí, me edito a mí misma todo el tiempo, es la maldición del corrector de estilo. Todo sea en nombre de la comedia, bendita comedia.

Y para cerrar el círculo, les dejo un meme acerca de publicidad en un artículo que menciona a los memes en la publicidad, hemos logrado la memeinception.


[1] Recibe una felicitación de mi parte si captaste la referencia cinematográfica/beisbolera sin tener que dar click aquí: http://www.rottentomatoes.com/m/field_of_dreams/

Lucía Valencia

Lucía Valencia es correctora de estilo por convicción y tiene la suerte de serlo por profesión también. Freelancer editorial y promoción de publicaciones.