Blog Diseño Gráfico

¿Quién le dio a este hijo de p**a su Green card?

1
Escrito por Adrián Ortiz

La semana pasada tuvimos la oportunidad de presenciar la edición 87 de la entrega del premio Óscar, en la cual una vez más un mexicano estaba contendiendo por mejor director y mejor película, junto con otras joyas como Gran hotel Budapest de Wes Anderson y American Sniper de Clint Eastwood. Para sorpresa de muchos, (como Donald Trump) Birdman, el excelente trabajo de González Iñárritu, se llevó 3 estatuillas doradas: mejor fotografía, mejor dirección y mejor película. El encargado de entregar el premio fue Sean Penn, que al leer al ganador dijo de forma irónica, “¿quién le dio a este hijo de puta su Green card?” a muchos les pareció ofensivo o racista el comentario, en lo personal lo veo con gracia, pero no es precisamente ese comentario lo que me llama la atención, ni los premios obtenidos, lo que realmente me pone a pensar es la situación general del talento mexicano, pues que tieneimg1 que salir de su país para hacerse notar en el medio internacional. El año pasado vimos el extraordinario trabajo que realizó Alfonso Cuarón con Gravity y muchos decían que la estatuilla dorada era para México, cuando la realidad es que el Óscar es para Alfonso Cuarón, este año para González Iñárritu y Emmanuel Lubezki, porque si bien es cierto que su talento los ha llevado a lograr lo que han logrado, no solamente se trata de eso, debemos tomar en cuenta también que ellos son tres de los personajes que tuvieron las agallas y oportunidades para ir a trabajar a E.U. y ahí es donde creo que radica el verdadero problema: ¿Por qué si hay tanto creativo talentoso en nuestro país, tienen que irse a Estados Unidos para hacer cosas extraordinarias? ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para que en México se logren producciones de esa magnitud y para que la industria de los creativos en general pueda tener la proyección e importancia que se merece? ¿Cuánto de nuestra cultura tenemos que cambiar para que se le dé el valor que realmente tiene un trabajo creativo?

Ahora  bien, si adapto esta reflexión a mi vida como diseñador gráfico, constantemente me encuentro en situaciones en las que a un cliente se le hace muy caro mi trabajo, o no paga a tiempo. Por supuesto que entiendo que hay momentos en los que los recursos son bajos, pero no es el cliente que no tiene dinero el que me preocupa, sino el cliente que sí lo tiene y no quiere pagar lo que nosotros sabemos que vale nuestro trabajo. Aunque no toda la culpa es del cliente, parte de la responsabilidad cae en esa cultura fea que tenemos de regatear por las cosas como si estuviéramos en un mercado, y la otra parte la tiene el creativo que se prepara mucho en la parte técnica, pero nunca trabaja sus habilidades de venta, hablar en público, imponerse ante personalidades fuertes, mantenerse firme y confiar en su trabajo.

Al final de cuentas nos quedan dos opciones: quedarnos en nuestro país a seguir luchando para que cada vez se valore mejor a los creativos y crear áreas de oportunidad sobresalientes, que llamen la atención de los medios internacionales o bien buscar la manera de brincar el muro y ser un mexicano más en el país de las oportunidades.

Adrián Ortiz

Director general de Porn Design Graphic House.
Apasionado empedernido por el diseño e intoxicado de una gran dosis de creatividad, curiosidad, energía y ganas de hacer cambios positivos en la gente que me rodea.
Amo el cine, la música, los conceptos creativos, las ideas frescas, las personas honestas, los niños y el diseño en todas sus formas.