Branding Comunicación Emprendimiento Marketing Publicidad

Ya tengo mi agencia ¿Ahora qué?

6
Escrito por Saúl Omar Castro

Si bien es cierto, una de las principales metas profesionales es crear tu propio negocio y hacerlo crecer, y muy recurrentemente buscamos lograrlo en colaboración con amigos y colegas de la carrera para fundar, en nuestro caso, una agencia, ya sea de marketing, publicidad, diseño, relaciones públicas, etcétera.

Después de varias reuniones y detallar el plan de negocios, por fin se funda la tan esperada agencia, pero, ¿y ahora, qué sigue?. Al principio todo pinta como miel sobre hojuelas, la motivación está a tope, un sueldo fijo es lo menos importante y las ganas de lograrlo te hacen ver todo color de rosa, pero en algunos casos no es así. Por eso les compartiré algunos consejos útiles que puedes realizar si éste es tu caso.

  • Lo primero que debes hacer es darte a conocer, utiliza las redes sociales de forma inteligente, contacta a tus familiares, amigos y conocidos para ofrecerles tus servicios, diseña tus tarjetas de presentación e intercámbialas con colegas, amigos y proveedores. Recuerda que tampoco son flyers, ni cupones de oferta, sé selectivo con quienes tendrán tus datos.
  • Después de haber contactado a tus amigos, familiares y conocidos, pide que te recomienden, ya sea que tengan negocios o conocidos que los tengan, de esta forma amplías tu oportunidad de comenzar a trabajar con quien será tu primer o primeros clientes.
  • Haz una lista de prospectos con quienes te gustaría trabajar, llámalos y concreta una cita con ellos para presentar tus servicios como agencia. Quizá al primer contacto no se generará un negocio, pero sé perseverante, gana su confianza y dale seguimiento, esto muestra interés de tu parte.
  • Cuida tu aspecto personal, recuerda que la primera impresión es la que cuenta y no hay segunda oportunidad para remediarla. Haz un esfuerzo por ser formal en tu vestimenta, esto muestra seriedad, confianza y profesionalismo, hay quienes optan por un look más relajado y se respeta, pero está comprobado que existe mayor posibilidad de ser contratado con camisa y corbata que con playera y jeans. Recuerda que antes de hablar, tu imagen ya lo dijo todo.
  • Asiste a talleres, diplomados, conferencias, certificaciones y congresos, ese es uno de los principales diferenciadores entre ser una agencia de nivel y las que se quedan estancadas, además esto te permitirá ampliar tu abanico de servicios, generar más estrategias y por ende resultados exitosos y clientes felices y leales.
  • No por ser una agencia chica te enfoques en negocios pequeños, confía en tu equipo de trabajo y su capacidad de lograr excelentes resultados y tírale a lo grande, ganarás experiencia y mayor confianza en tu negocio.
  • Aprende a venderte, todo es cuestión de actitud y confianza. En ocasiones te conceden la cita que esperabas y al estar frente al director de comercialización o el tomador de decisiones, nos hacemos chiquitos y lo vemos inalcanzable. Ten en mente que hay oportunidades que no suceden dos veces en la vida, así que enfréntalo con carácter y haz que el negocio suceda.
  • Sé detallista con tus clientes y hablo en ambos sentidos. Una excelente forma de ganarte a tus clientes es dándole siempre un valor agregado a tu trabajo, guíalo, aconséjalo, hazle sentir que su decisión es inteligente, genera rapport, dale opciones y siempre cumple lo que prometes.
  • Por último, nunca pienses que tienes demasiados clientes, mucho trabajo y falta de tiempo, sal y sigue generando, que es la única forma de crecer y alcanzar tu libertad financiera.

Fundar una agencia y echarla a andar no es tan sencillo como parece, hay que sudar la gota gorda, perder el miedo, trabajar en equipo y romper expectativas. Nos vemos en la próxima columna mis Guacalovers y recuerden:

el talento gana partidos, el trabajo en equipo gana campeonatos.

Saúl Omar Castro

Licenciado en Comunicación y Publicidad con especialidad en Imagen Profesional, actualmente es socio director de Precisa Marketing Group.
Comunicólogo de profesión, emprendedor por convicción y creativo de corazón.