Branding Marketing

Marketing personal

mk-personal

Conocernos interna y externamente es importante para reconocer de lo que somos capaces y estar consciente de hasta dónde podemos llegar estableciendo límites y apostando por los elementos que nos conforman para lograr el éxito.

Aplicar la mercadotecnia a nuestra persona tiene impacto en nuestra vida cotidiana, social y laboral, porque nos ayuda a plantearnos objetivos ya sean personales o profesionales y crear estrategias encaminadas a destacar lo mejor que tenemos, diferenciarnos de los demás y ser notados por el público que deseamos.

La filosofía empresarial posee una misión, visión, objetivos y valores que son los pilares que definen la existencia de una empresa. Nosotros ya existimos ¿cuál es nuestra filosofía?, si aún no la definimos, somos una empresa sin rumbo. También es sustancial detectar nuestras debilidades ya que en ellas se encuentran oportunidades de crecimiento, hay que adaptar y utilizar estratégicamente nuestras fortalezas para contrarrestar las amenazas que se nos presenten y nos puedan impedir crecer en ciertos aspectos.

Rompe el molde. Es excelente saber que tienes la capacidad de ser bueno en muchas cosas, pero lo difícil es definir en qué quieres ser bueno y desarrollar ese potencial. Si consideras que la competencia oferta lo mismo que tú enfócate en posicionarte con tu imagen, tu estilo, tus habilidades, elementos que aunque los destaques de manera individual representen tu identidad (tu marca) y  trasmitan un mensaje homogéneo de lo que realmente quieres que sea percibido y que otorgará un valor agregado al cliente que te compra.

Toma en cuenta que las relaciones personales que desenvuelvas se convierten en tu agenda de contactos que más que amigos podrían ser posibles clientes, colaboradores, “palancas” o jefes; así que no subestimes el potencial de tu competencia pues en algún momento se podría obtener algún beneficio mutuo. No está de más ser selectivos con las relaciones que establecemos.

Si aplicamos las 4p’s para el ámbito laboral es así de sencillo:

  • El producto somos nosotros es nuestro interior y exterior: conocimiento, habilidades, destrezas, cualidades, imagen, estilo, etc.
  • El precio es el valor y rentabilidad que percibe el público de ti cuando te das a conocer y lo que están dispuestos a pagarte, pero no menosprecies tu talento y conveniencia si los ingresos no te satisfacen.
  • La promoción son las formas en que damos a conocer nuestro perfil, aquí se destaca la habilidad de trasmitir correctamente tu mensaje y que logre capturar tu identidad global.
  • La plaza son los lugares a los que estás dispuesto llegar o trasladarte para obtener lo que quieres.

Los humanos somos multifacéticos nos podemos sorprender cada día descubriendo quienes somos y mientras estemos seguros de nuestra esencia sabremos lanzarnos estratégicamente y responder ante las demandas del mercado.

No se trata de fingir lo que no somos y ser arrogantes por lo que somos.

No seas una publicidad engañosa, se tú mismo.

Marlen Andrea De León Núñez

Licenciada en Mercadotecnia, con particular interés en la organización, logística, psicología del consumidor y creación de la imagen pública en ámbitos como la política y la moda.

Me motiva la colaboración con áreas que complementen mi carrera, por lo que me gustaría compartir conocimientos y aprender sobre nuevas fusiones. He desempeñado mis habilidades en áreas de política, relacionadas con la homogeneidad de su imagen y propuestas para expandir su negocio.

Mi inspiración es la diversidad cultural, conocer y experimentar la vida.