Blog Diseño Gráfico

La Odisea de un Homo Diseñadotus

parada-evolucion-mono-hombre-movil
Escrito por Ángel Estrada

La odisea de un diseñador Outsourcing.  Un día de diseño gráfico, transporte urbano y amor paternal

Para iniciar con este texto primero es necesario echar un clavado en mi pasado, ya que hay varios aspectos que sostienen la exageración de mis dramas diarios.

  1. Estudios: los terminé sin titularme, con una tesis a 90% y varios sueños atravesados entre las patas. Mi dominio del inglés apenas alcanza el 20% y 5% de spanglish, esto se resume en: tendrás que buscar clientes y trabajo en marcas o agencias de tu lenguaje, por lo tanto buscas sueldos más bajos.
  2. Transportación: desde los dieciocho años me di cuenta de que mi padre era organizado y ahorrador, lo que equivale a “no me van a comprar un carro”. Y por mi parte ser desorganizado implica no saber ahorrar, lo que es igual a “está cabrón comprarme un carro”, pero ser positivo me ayudó a tomarle amor a las banquetas, el frío y el brincoteo de los camiones. Esto me lleva directamente a hombros cansados de cargar mochila y a comprar calzado más pronto de lo normal.
  3. La hija que siempre soñé: a los 25 años llegó la verdadera magia y aprendizaje , mi hermosa hija y maestra Violeta Chihiro. En realidad no ha sido un drama como todos lo mencionaban, ella llora poco, deja dormir y es muy tranquila, aprende rápido y sus travesuras son de vez en cuando. Y lo mejor es que vino a este planeta a traerme claridad y ánimos para continuar a mejor ritmo con mi trabajo y las metas. Y ahora tengo a la mejor acompañante para ir al cine a ver películas animadas.
  4. Tarjeta de crédito: como lo mencioné, soy desorganizado y saqué una tarjeta de crédito en un banco, creo que esta parte no requiere mucha explicación.

6:30am
Suena el despertador (alguna rola de norteño a banda) y lo dejo sonar media hora más mientras pienso en cuánto debí haberle hecho caso a mi padre cuando en la prepa me decía “ya levántate, se te va hacer tarde”. Me levanto a las 7 am, a veces hago estiramientos pero hoy no, porque es hora de llevar a Violeta a la guardería (una hora camino desde la colonia Sánchez Taboada hasta La Cacho) en resumen es bañarme, cambiar a Violeta, agarrar la mochila que pesa cómo 3 kilos, caminar 2 cuadras cargando 20 kilos de niña medio dormida, tomar una calafia hasta plaza carrousel y transbordar a un taxi rojo en el Blvd. Díaz Ordaz.

8:10am
Bajarme de taxi y caminar tres cuadras, cargando las mismas cantidades. Como llegué a las 8:20, me dicen que violeta ya no alcanzará su comida, así que la llevo a desayunar unos burritos. Al terminar de comer y regresarla a la guardería  ya se hicieron las 9:30, luego camino de nuevo al Blvd. Federico Benítez para tomar un camión que me lleve hasta Macroplaza.

10:10am
Este es el momento de siesta en el camión naranja, es muy difícil por el bricoteo, pero bueno, el desvelo gana, ya sea por la película que vi en la noche o las conversaciones por inbox  de Facebook y me quedo dormido entre semáforos.

11:10am
A esta hora ya estoy sentado en una mini  oficina improvisada diseñando publicidad y diseños varios, después es pedir un caro café de D’volada o Starbucks para despertar un poco más. Alguna junta con gerencia puede salir de repente, donde tomo pocas notas, al final sólo digo “ustedes envíenme la orden de trabajo por correo y listo”. Ese es el proceso: suelo usar el mail como agenda y bitácora, no soy mucho de libretita cool de diseñador.

1:00pm
Me retiro del trabajo de macroplaza y paso  a la imprenta por unos pósters para otro cliente, tengo que cortarles el sobrante con tijera porque allí no tienen el servicio de suaje y claro, porque es una imprenta más barata y que me queda  de pasada. Después le llevo al cliente el póster caminando como 2 cuadras de las largas que parecen 10 de las cortas. Comienzo a sudar y mis hombros toman vida propia, su cansancio da pie a la rutina de conversación:

-Ya no aguantamos cargar esta mochila, pesa mucho.

-Lo sé, ya me lo han dicho varias veces.

-Sí pero no haces nada, hace 2 años dijiste que comprarías carro.

-Lo sé, pero soy desorganizado, ya saben.

-Al menos por Violeta deberías hacerlo.

-La verdad tienen razón, cómo lo quisiera, pero bueno veré cómo le hago para ahorrar.

-No ahorrarás, siempre dices lo mismo, pero para los Doritos del Oxxo ¿siempre tienes, no?

-Ya van con los Doritos, es el único lujo que me doy.

-No, ¿Y el cine?, ¿las pizzas y los 2 o 3 cafés diarios?

-O pues aguántense, lo antiguos de la prehistoria no se quejaban y hasta descalzos andaban, imagínense que somos un homínido antes del Homo Erectus y ya.

-Cómo tú no eres el que carga todo el peso. Sí, Homo Erectus con una Mac ¿no? Sí eres cavernícola, pero un Homo Diseñadotus, por la joroba de las dieciocho horas diarias frente a la compu.

Bueno, después de quejarme por mis hombros y no hacer ejercicio, dejo los póster y regreso a caminar la cuadra gigante para tomar el transporte rumbo a mi otro trabajo de outsourcing donde diseño una revista, pero antes paso por un Subway o algo al Buendwich para comer ya sea en la transición durante el camión o en la oficina, pero hay días de suerte donde me pongo de acuerdo con mi novia para comer juntos, esos son los mejores breaks para cargar pila.

2:40pm
Llego a la oficina y comienzo a diseñar. Aquí la compu se alenta un poco porque tiene 4GB de RAM y necesito tener abiertos varios programas (PSD, AI, Word, Excel, Mail y Chrome para YouTube, Gmail y Pinterest), a las 5:00 pm termina la jornada laboral y si no tengo alguna junta con un cliente, tengo la tarde libre paso por Mon ami para irnos a la cineteca o por una rica cheve a los extraños bares del centro; irme a casa a continuar trabajando o si es día que me toque estar con mi hija la llevo al cine o los juegos de Carls Jr. Nos venimos al parque que está por la casa para después cenar, luego la hora de pintar, para al final bañarla y acostarla.

9:00pm
Ya ando muriendo de sueño, pero hay chamba por avanzar, así que tal vez hago 1 ó 2 diseños express, cenando al mismo tiempo. Hago la lista de pendientes para el siguiente día y listo. A dormir a las 12:00 am si corro con suerte.

Al final sólo puedo dar unos auto-consejos en mi corta vida sirviendo de diseñador y de disfrutar ser papá, mientras que a mis veintiocho años apenas voy saliendo de la adolescencia. La organización se aprende con práctica, ama y comparte, entra poco al Oxxo y no voltees a ver lo que hay en la barra del cajero, las promociones no existen, son estrategias que te hacen creer que eres inteligente por comprar (según ellos) más barato, pero desde que tengo memoria existen las promociones en el mercado. Paga tus deudas, haz lo que tienes que hacer. Realiza tus sueños, aunque trabajes de planta o tengas uno o cinco clientes. Siéntate a ver una movie, échate una cheve, lee una página al día, ve al parque con tus diez o veinte hijos, métete a un taller para actualizarte, pinta, escribe, yo que sé, haz lo que te apasione. El dinero no vale, lo que en verdad vale es el invisible tiempo.

Ángel Estrada