Blog

John Oliver, el heredero natural de Jon Stewart

jon-stewart-john-oliver
Escrito por Pavel Ibarra

Dentro del mundo de la comedia siempre hemos seguido a los anfitriones o “hosts” del típico talk show o programa de variedades que nos entretienen con un monólogo inicial, invitados especiales y un número musical al final del programa. Pero en 1997 esto cambió con la llegada de Jon Stewart al Daily Show de Comedy Central, el bajito comediante judío logró encontrar ese trabajo con el que todos soñamos, un trabajo que está confeccionado exactamente para resaltar nuestras virtudes y darle rienda suelta a nuestras pasiones. Eso es lo que Jon Stewart encontró, y el resultado tuvo repercusiones que cambiaron la cara de la comedia y la sátira para siempre.

Este concepto de poner en evidencia al periodismo mal practicado con un toque de humor negro, gustó tanto al público que la gran mayoría de los televidentes que hacen uso completo de su inteligencia y capacidad de razonamiento se convirtieron en fieles seguidores de Stewart y cambiaron su noticiero cotidiano por el programa transmitido en Comedy Central. Stewart y sus “Fake News” tomaron especial fortaleza durante la administración de George W. Bush y su fallido gobierno que llevaron a Estados Unidos a la segunda crisis económica más significativa de su historia.

Tras esta incansable cobertura de hechos reales, contrarios a la verdad a medias que noticieros como Fox News y CNN compartían al público mientras Bush fue presidente, Stewart y su equipo ganaron múltiples premios Emmys por su trabajo, pero sobre todo se convirtieron en la fuente más confiable de información teniendo como principal ocupación la de entretener al público. Esto no tiene precedentes en la Televisión, por lo que el anuncio de que Jon dejará de ser el anfitrión del programa se convirtió en una de las noticias más tristes para su fiel audiencia y para el mundo entero.

Después de una semana y meditar sobre la esta decisión, pienso que debe ser un alivio para Stewart por fin descansar de ver tanto periodismo basura, criticarlo y ponerlo en evidencia por el favoritismo cínico que demostraban en canales como Fox News, CNN y muchas otras cadenas que se jactaban de hablar sobre la verdad, pero siempre dieron sus verdades a medias y se encargaron de omitir muchas otras. Este cansancio se le ve en las canas al pobre Jon. Pero ahora emerge una nueva interrogante, muy muy importante. ¿Quién será en que tome su lugar en el Daily Show?

Me atreveré a responder esta pregunta antes de los mismos ejecutivos del programa y diré que el sucesor de Jon Stewart ya existe pero no trabaja para Comedy Central, trabaja para HBO y se trata de la siguiente fase de este nuevo estilo de comedia y noticias. El frágil comediante inglés que porta gafas, John Oliver, podría engañarte a simple vista, pero su manera de atacar problemáticas tanto de Estados Unidos como internacionales en su programa semanal, “Last Week Tonight”, es una apuesta fresca y más pulida que el Daily Show.

El formato de “semanario” y la internacionalización de su programa le permite al televidente sentir que está ante un producto con el que se puede sentir más familiarizado y no tan cansino como pudo llegar a ser durante muchas ocasiones el Daily Show. De esta forma, John Oliver se centra en dos o tres temas de mayor importancia no solo en suelo norteamericano, si no alrededor del mundo y evita así tener que hacer programas de relleno como lo tuvo que hacer Stewart en más de una ocasión cuando su material era tan limitado debido a sus limitaciones geográficas. También es bueno mencionar que el Daily Show se centró casi exclusivamente en sátira política hasta la aparición del “Colbert Report” con Stephen Colbert, mientras que Oliver llegó a hablar de todo lo que está mal con una organización como la FIFA durante el mes de Junio del 2014. ¿Ven la gran diferencia?

Ahora puedo decir que el heredero natural de Stewart es sin duda este inglés, que junto a su equipo de escritores y creativos de HBO se ha encargado de despedir a un importante número políticos ineptos en Estados Unidos, ha aprobado leyes que no veían la luz hasta que fueron expuestas por él y se ha encargado de hacernos saber las horribles cosas que un ser humano con poder es capaz de hacer alrededor del mundo, nunca perdiendo la sonrisa de la cara. Yo no sabré mucho de periodismo ni de comedia, pero este nuevo híbrido de noticiero humorístico es precisamente el giro que debe dar el periodismo en todas partes del mundo, ya que entrega resultados y siempre se encarga de compartir la verdad.

Pavel Ibarra