Comunicación Diseño Gráfico Entrevistas

Entrevista Con Lalo Saavedra

Entrevista con Lalo Saavedra
Escrito por Guacamole Magazine

Lalo Saavedra es un caricaturista de Uruapan, Michoacan y actualmente vive en Tijuana. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y cuenta con una maestría en Diseño Digital y otra en Educación.

Comenzó a dibujar caricatura política a los 18 años; principalmente porque le gusta contar historias y comunicar mensajes con un sentido del humor. En el 2005 le dio vida a uno de sus personajes característicos: el “Burro Gracia”

Nos sentamos a conversar con él y esto fue lo que nos compartió.

¿Cuál fue el primer lugar en donde te dieron la oportunidad de trabajar?

Era un periódico local de Morelia, que era del papá de un amigo con el que estudié la carrera, se llamaba “Noticias”, creo que ya lo convirtieron en una empresa de medios o algo más grande.

Y ahí empecé, estaba como a la mitad de la carrera, se dieron cuenta de que me gustaba dibujar y aparte yo me empecé a alimentar de revistas nacionales de cartonistas políticos, me interesó conocerlos y eso obviamente fue mucha influencia para mí, aparte leer comics y revistas ilustradas desde siempre, desde que aprendí a leer.

¿En qué consistieron tus primeros cartoones?

Mi primer cartón publicado debió haber sido como en el 99 y era sobre el tiempo pre-electoral de las elecciones del 2000 -las que ganó Fox-

¿Quienes han sido tus influencias al momento de hacer cartones?

Si hablamos de cartón político yo creo que los clásicos de la vieja guardia, de los 60’s, 70’s, como Rius, como Naranjo y de los 80’s y 90’s -que también comenzaron con “el Chamuco” junto con Rius- que es José Hernández, Patricio; el Fisgón.

Básicamente son una escuela que formaron ellos, muy de izquierda, a veces acusados de muy radicales, pero que en gráfica y en discurso hacían algo que no hacían los demás.

Y en cuanto a humor, en cuanto a estilos de decir algo de humor, de sarcasmo que a lo mejor no tienen que ver mucho con política, me gusta mucho Polo Jasso, la tira cómica “El Cerdotado” de Milenio se me hace muy, muy buena, me gusta mucho Jis y Trino, en su momento crearon una beta en México muy importante.

Extranjeros, leí los clásicos de Charlie Brown; latinoaméricanos como Mafalada y pues básicamente todo lo que llegaba a mis manos de alguna manera fue influencia.

Porque yo he sido lector siempre, desde los súper héroes que incluso su narrativa me llegó a interesar durante algún tiempo sobre todo en la adolescencia y temprana juventud.

Cuando tenía como 6 años leía cosas como Memin Pinguin; cuando tenía 10 – 11 años los Simpson, que eran una vanguardia en el humor animado de televisión, me crearon una idea de como se podía hacer humor, crítica y en un estilo original.

Sobre el Burro Gracia ¿Cómo fue el proceso de la creación de este personaje?

Pues igual, como todo es influencia, yo creo que la creación de un personaje es cuando desde que eres un lector, así como un escritor debe leer más que escribir, lo que hice fue leer mucho.

Concretamente el Burro Gracia nació como tal o se gestó por ahí del 2003, pero la creación no parte del concepto, sino parte del nombre, ese juego de palabras con el nombre de Burocracia.

Pero cuando la separé como Burro Cracia, me sobró la palabra “cracia” que se oía sin sentido y le añadí Gracia además es una palabra que tiene que ver con la caricatura, entonces así quedó el personaje siendo un burro humano.

¿Has tenido algún tipo de censura como caricaturista? 

Sí pero son muy pocas, el medio donde uno publica tiene compromisos comerciales ¿Qué se me ha censurado? La verdad muy poco haya por el 2006-2007 en el tema de Hank, cuando las cosas se pusieron un poco feas en la ciudad, una de las caricaturas como que no pasó por el contenido donde se evidenciaba de su gestión.

Me han censurado no alguna tira; pero sí alguna palabra que el periódico dice sabes qué, no la pongas porque para empezar está siendo dirigida al presidente y entonces, ya de por sí la crítica ya es fuerte y si a parte rematas con esta palabra ya es una ofensa.

Por mí no hay problema, prefiero que me censure el periódico a que me censure yo, ya si el periódico considera que no es apta para estar en su publicación, la verdad yo no tengo bronca con ello porque si yo quisiera ser totalmente libre, para eso están las redes sociales y todo eso.

Ahorita cuestiones como la homofobia, el feminismo y otras tantas tendencias sociales, se han puesto muy delicadas para hacer humor.

En el caso de las redes sociales donde interactuas con tus lectores, cuando alguien no está de acuerdo con el contenido de tu caricatura, por ejemplo aquella donde apareció la frase “Que jotos” ¿Cómo manejas una situación como esa? ¿Es algo que te ocurre frecuentemente?

Sí ocurre frecuentemente porque los medios lo han permitido. En el caso de esta tira, en la última parte salía la frase que decía “que jotos”, sabemos que en estos tiempos de lo políticamente correcto en donde hay bastantes luchas por crear igualdad, por crear equidad, por defender los derechos de las minorías o de todos los grupos sociales, pues está muy bien que los medios se moderen en ese sentido, los mensajes que puedan generar violencia o que puedan generar actos de discriminación.

Sin embargo lo que no se ha visto con madures o con criterio por decirlo de otra manera, es que mi género es irreverente, es decir, el humor nació en Grecia justamente para burlarse de los personajes y ahí en la palabra burla, está irreverencia, una parte irrespetuosa, no a la dignidad, sino a las formas.

Se pierde la formalidad, se permite la parodia y algunos excesos, sabiendo que el género es comedia, si nos lo tomamos en serio entonces la comedia no existe y mi género de historieta justamente es tira cómica y en la comicidad radica salirnos un poquito de lo políticamente correcto.

No era una tira ni siquiera que acusara a un grupo social, de que estén mal, de que los atacara, no, era un comentario de un personaje “Zebrón” que además quienes conocen la tira, Zebrón es el más desfachatado, que le dice al otro en tono de burla “que jotos, porque te abrazaste con el encuestador y lloraste con él”

Pero esto, generó un conflicto con algunos lectores “¿Por qué el mensaje homofóbico? ¡Que verguenza Frontera!” obviamente se van contra el periódico y el periódico dice “pues nosotros publicamos lo que nos pone en opinión el autor” y eso me parece también muy bien, porque yo soy el responsable de mi propio mensaje.

Y fue Facebook el que recibió las quejas de los lectores y la tira fue retirada de la red social, ya después, yo como respuesta pues hice otra historieta en tono de humor también, porque cuando todo nos ofende o cuando todo chiste puede ser ofensivo entonces se va acabar el humor, si pones a una mujer guapa la estas sexualizando, si pones a un homosexual pues entonces es homofobia; si pones a un negro en un negro en una situación vergonzosa es racismo, si pones a un blanco no, pero si pones a un negro sí.

Ahora, ¿qué hago? Seguirme burlando, es decir, el humor es irreverente pero yo creo que en ningún momento le he faltado el respeto a nadie, yo creo que a algún político yo creo que sí y con justa razón porque son figuras públicas, pero hasta eso yo a veces siento que soy un poco ñoño con mis tiras.

Hay tipos de humor que de plano se salen de lo convencional, caen en lo grotesco y en el mal gusto y tienen su público y son muy exitosos para ciertas mentalidades y generaciones.

Cambiando de tema, llevas 3 libro publicados sobre el Burro Gracia ¿Cómo se dio la primera publicación?

Las tres publicaciones son independientes, bien registradas como todo libro que se pueda publicar, pero independientes en cuanto al diseño, producción y publicación. Los hago porque pertenezco a una generación donde todavía el papel era importante, porque cuando yo leía las historietas de niño las leía impresas, seguí el modelo de otras tiras cómicas que se publican.

Yo creo que lo más cercano, lo más famoso que tenemos en ese sentido son los libritos de Mafalda, justamente en ese formato apaisado como horizontal, y al ser lector y ser fan de ese tipo de historietas, pues entonces yo también quería ser parte de ese mundo.

Pienso que los libros en papel es probable que tengan una vida un poco más larga todavía; decía Sérgio Aragón, que es uno de los humoristas que también es una influencia mía y que admiro mucho, que esto es como los caballos, no por el hecho de haber carros dejan de existir los caballos y algunas personas los utilizan cuando es necesario.

Y en el caso de la modernidad del papel y lo digital, todo mundo puede publicar en redes sociales, en Internet pero el papel va a tener que seguir publicando porque todavía sigue existiendo un lugar para ellos, por eso son los libros que publico.

¿Dónde se pueden adquirir tus libros?

En la librería El Día, LibroClub, Cecut y en línea.

Además del Burro Gracia ¿En dónde más podemos ver tu trabajo?

Algunas colaboraciones para “El Chamuco”, una historieta introspectiva que se llama “Intravesía” que también pueden ver en mis redes sociales y actualmente también publico en el periódico Infobaja un cartón que se llama “Segundos más” que sale todos los jueves.

Síguelo en sus redes sociales

facebook.com/burro.gracia

twitter.com/LaLo_Saavedra

Las 1o rapiditas con Lalo Saavedra

Guacamole Magazine