Blog Comunicación Diseño Gráfico Emprendimiento

El mejor diseñador

9
Escrito por Adrián Ortiz

Entre los diseñadores gráficos siempre hay perfiles que nos quedan como anillo al dedo, como que siempre estamos desvelados, nos encanta la marca Mac, nos la pasamos criticando el diseño de los demás, entre muchos otros. En su mayoría son ciertos y también en este ambiente abundan las quejas que se repiten una y otra vez en relación a los clientes, nunca pagan a tiempo, todo les urge, quieren todo más barato o gratis y muchas otras historias por las cuales todos hemos pasado o vamos a pasar en algún momento. Aquí es en donde empieza mi reflexión, ¿por qué será que estas anécdotas se repiten y hasta parece que las vamos aceptando como un mal necesario?

Considero que  estas situaciones realmente no son culpa solamente del cliente, ya que un cliente va a seguir ciertos patrones y conductas siempre y cuando el proveedor se los permita.

El cliente llega hasta donde el diseñador se lo permite

La responsabilidad en realidad es de los diseñadores, quienes terminan aceptando este tipo de negociaciones dañinas que al final de cuentas lo único que te dejan es la experiencia de no querer toparte con un cliente así de nuevo.
En este punto, el diseñador debe de preocuparse por convertirse en el mejor diseñador de todos pero, ¿qué debe tener un diseñador para ser el mejor?

Contrato. Siempre debe existir una orden de trabajo por escrito en donde se especifiquen los puntos clave del proyecto y qué cosas sí entran dentro del costo y cuáles no, de ese contrato deben estar enterados tanto diseñador como cliente y debe estar firmado por ambos, no uses letras chiquitas, mantén puntos claros que no permitan confusiones ni malos entendidos.

Puntualidad. Para darte a respetar, debes mantener una puntualidad impecable, tanto en las citas con el cliente como en tus tiempos de entrega. Si quedas de entregar el martes temprano, tú responsabilidad es tener listo tu diseño el lunes por la mañana. El mejor diseñador del mundo debe entregar en tiempo y forma un producto que tenga por lo menos un día de haberlo terminado.

Confianza. Primero debes tener confianza en tu trabajo para poder generar confianza en tus clientes, al principio puede que llegue algún cliente desconfiado porque tuvo experiencias desagradables con proveedores anteriores, es tú responsabilidad que recupere la confianza y para ello necesitas ser formal, puntual y seguro de tu trabajo.

Seguridad. El mejor diseñador sabe perfectamente cuál es su capacidad y el nivel de compromiso y amor que le dedica a cada proyecto, con esa seguridad debe imponerse ante cualquier tipo de cliente y vender correctamente sus servicios, además de tener la capacidad de decir NO al cliente que no respete su trabajo.

Excelencia. El mejor diseñador debe realizar los mejores diseños, un buen diseño no es precisamente el más espectacular o al que más horas le dedicas y tampoco el que más te gusta a ti, un buen diseño es el que comunica exactamente lo que tu cliente necesita que comunique, para lograr esto el diseñador debe escucharlo perfectamente, hacer la investigación adecuada, bocetar indefinida y apasionadamente y manejar el software de manera excepcional.

Buen costo. El valor de tu trabajo es el que tú le des, no el que te quieran pagar. El costo debe ser proporcional a la calidad y servicio que se va a ofrecer, no es lógico querer cobrar muy caro si no respetas los puntos anteriores, ni muy barato si tienes un excelente servicio. Si cumples a la perfección cada uno de los puntos mencionados, ahora sí puedes ser firme con tu cliente y darte a respetar. El mejor diseñador no permite que el cliente decida el costo ni los términos de pago.


Para tener mejores clientes, primero debemos preocuparnos por ser mejores proveedores, si tú no cumples con los puntos antes mencionados no tienes derecho a quejarte por las malas experiencias que hayas tenido con tus clientes.

Adrián Ortiz

Director general de Porn Design Graphic House.
Apasionado empedernido por el diseño e intoxicado de una gran dosis de creatividad, curiosidad, energía y ganas de hacer cambios positivos en la gente que me rodea.
Amo el cine, la música, los conceptos creativos, las ideas frescas, las personas honestas, los niños y el diseño en todas sus formas.