Blog Comunicación Diseño Gráfico Emprendimiento Marketing

Del emprendimiento y otras historias de terror

1
Escrito por Anakaren Figueroa

Todos hemos tenido alguna vez la dicha o desgracia de sentirnos algo inestables o con dudas, hemos estado en la posición en donde el sueño se vuelve inalcanzable y las ojeras imposibles de esconder.  Hablo de esas etapas de transición, las que no avisan, esas que simplemente llegan cuando te das cuenta que algo ya no esta funcionando como ayer y la mayoría de las veces no tienes ni una pista de lo que es.

A mí me pasó algo así al salir de la universidad y me imagino –o al menos así me consolaban– era normal y a todos les pasa.
Los momentos más felices para mis compañeros, el lanzar birrete por haber terminado y el celebrar el fin de la carrera, fueron los más sombríos para mí. Era el momento de tomar acción y dar el primer paso hacia el resto de mi vida laboral. Salir de mi zona de confort. ¿Qué clase de grosería me estaban haciendo? Era simple, al siguiente día era mi bienvenida a “la vida real” y no había salidas de emergencia, mucho menos camino de regreso.

Decidí que, estando ya en el ruedo, tomaría al toro por los cuernos. Fue así cuando decidí emprender.
Emprender: verbo proveniente del latín, donde las jornadas laborales de 4 u 8 horas no existen, trabajas 12, 15 y hasta 24 horas diarias sin parar con el único fin de cumplir tu sueño.
Yo emprendo, tú emprendes, el/ella emprende.
Mentiras. No todos los hacen.
Sería más bien: verbo utilizado única y exclusivamente para valientes.
Nunca me he considerado una persona de negocios, o una joven empresaria como está de moda verse a sí mismo hoy en día, pero definitivamente, levantarme todos los días para lograr poco a poco un sueño personal es la decisión más acertada que he tomado en mi corta vida.

Aquí 5 puntos que, en mi experiencia, son indispensables para la construcción de los sueños personales:

1. Elige bien a tus socios
Tu amigo con el que sales a tomar una cerveza el fin de semana no es necesariamente la persona más adecuada para hacer negocios. No olvidemos eso, tiene que ser un negocio.
Procura aliarte con alguien que tenga de fortalezas tus debilidades y viceversa. Con alguien que te encuentres aprendiendo todos los días y tengas la capacidad de enseñarle algo. Es lo ideal para el trabajo en equipo. Tengo la mejor de las suertes al haber encontrado la socia perfecta.

2. Aprende a administrar
Hablo de administrar todos los recursos con los que contamos. Dinero, tiempo, esfuerzo, energía, actividades, materiales, prioridades.
PRI O RI DA DES.
Delega responsabilidades, acata las tuyas y ponte a trabajar.
La fórmula es simple: ¿Quieres dinero? Trabaja ¿Quieres éxito? Trabaja ¿Quieres reconocimiento? Trabaja.

3. Sé disciplinado
Levántate temprano. Levántate temprano mañana y todos los días de la semana.
Si quedaste de ver a alguien en el café a las 4 PM, llega a las 4 PM.
Si acordaste mandar un archivo mañana a primera hora, mándalo a primera hora.
Si dices que eres honesto, sé honesto.
No te contradigas, se coherente con lo que dices y haces y la gente de alrededor empezará a confiar en ti. No es sencillo, no es lo más cómodo, pero sí es algo indispensable para lograr encaminar tu negocio en la mejor dirección.

4. Observa
Toma nota mental de todo lo que sucede a tu alrededor, permanece alerta. Cuando se trata de ver clientes, hay muchas cosas que no te van a decir con palabras, pero sí con gestos o ademanes. Tú tienes que saber absorberlos y traducirlos para tu beneficio y el suyo. Aprende a leer al cliente. No es nada del otro mundo, pero sí requiere mucha práctica y de toda tu atención.

5. Mantén el buen trabajo
Sea pequeño o sea grande, una pieza o algo más integral, todo trabajo va a hablar por ti siempre. Tu mejor tarjeta de presentación es tu trabajo, si mantienes la calidad en lo que haces empezarás a competir en calidad con los demás negocios. La gente va a hablar de ti, te va a recomendar y quien no te conoce siempre basará su juicio en lo que has hecho.
El buen o mal trabajo es algo imposible de disimular, siempre hablará por ti y qué mejor que hable
bien.


Sin duda parece fácil enlistar 5 puntos que aseguran un camino fructífero, pero esto es sólo el inicio de una aventura que día a día te va dejando algún aprendizaje que al final de cuentas te hará crecer, la clave esta en tener paciencia y perseverar.

Anakaren Figueroa

Me llamo Anakaren Figueroa, tengo 24. Me gradué de Diseño Gráfico en la Ibero Tijuana el invierno del 2013, no sin antes haber cursado un semestre en el ITESO en GDL y trabajar tres años en el área de difusión cultural de la universidad. Soy Co-Creadora de Creática Projects, una empresa de comunicación visual donde desarrollamos e impulsamos marcas por medio del diseño gráfico y de espacios. He desarrollado un especial interés por la mercadotecnia, la filosofía y lo editorial. Me considero fiel seguidora del rock clásico, la literatura a las 6 AM, el órden, el sarcasmo y los detalles.