Blog Comunicación Diseño Gráfico Marketing

¿Cómo contratar a un diseñador?

contratar a un diseñador
Escrito por Adrián Ortiz

Contratar a un diseñador gráfico siempre es importante y agrega valor a tus proyectos o negocios, sin embargo es complicado decidir entre trabajar con un freelancer o con una agencia ya que hay muchas opciones y todas parecen funcionar, por esa razón es importante saber que existen 4 tipos de diseñadores y aquí te vamos a explicar cómo detectarlos para tomar una mejor decisión antes de invertir tu dinero.

El diseñador traductor

  • La función principal de este tipo de diseñador es traducir lo que el cliente tiene en la mente y transformarlo en una pieza gráfica.
    Con el diseñador traductor debes de ser muy específico en lo que estás solicitando, indicarle el tipo de letra, los colores, los textos y las imágenes que deseas ver en tu diseño, o darle referencias visuales de otros diseños que a ti te gustan, este tipo de diseñador logrará plasmar en vectores o en pixeles la mejor traducción de lo que tu tienes en mente, para lograr un mejor resultado debes comunicarte correctamente y debes tener bien claro lo que necesitas, no puedes dejar espacio para malos entendidos ni para interpretaciones abiertas.

Pro: Vas a trabajar muy bien con el diseñador traductor si tu eres un mercadólogo o comunicólogo y tienes claras las estrategias de comunicación visual que necesita el cliente final.

Contra: No tienen desarrolladas sus habilidades creativas ni trabajan con procesos definidos.

¿Cómo lo reconozco?
Constantemente te pregunta qué es lo que esperas ver, te pide fotografías, colores y textos, te deja hablar sin proponer ideas, sus proyectos suelen tener poca creatividad (ojo, esto no significa que sean proyectos de baja calidad), no maneja horarios fijos ni te explica a fondo su metodología de trabajo porque por lo general no tienen una.

El diseñador tendencias

      Este tipo de diseñador es muy bueno para realizar piezas de diseño con las características de lo que está a la moda, sus piezas son estéticamente muy agradables y lograrán llamar la atención ya que  cómo lo mencioné antes, serán piezas de moda, sin embargo si estás buscando desarrollar una identidad corporativa o logo (como se conoce popularmente), es altamente probable que realice un logotipo muy similar a todos los logos de su portafolio, perdiendo de vista si es realmente funcional para tu público meta o sólo es un elemento visualmente agradable que cumple con el requisito.

Pro:
Contratar a un diseñador tendencias te asegura trabajos limpios, atractivos y bien cuidados estéticamente, además prefieren trabajar rápido, si tienes bien claro el estilo que buscas en tu diseño, este tipo de diseñador es una excelente opción.

Contra:
Falta de versatilidad y originalidad, además de que sus diseños tienen fecha de caducidad ya que cuando cambien las tendencias de moda, tu diseño ya no tendrá el mismo impacto.

¿Cómo lo reconozco?
En su portafolio todos sus diseños son similares, o tiene un estilo muy característio, te hablará de composición, equilibrio, contraste, vectores y otros tecnicismos apantallanacos que sólo entienden los mismos diseñadores (a veces ni entre ellos se entienden), le gustan las cosas de moda y por lo general cumplen con los clichés típicos de un diseñador como usar Mac, tener tatuajes, ropa relajada, peinado de moda, etc.

El diseñador creativo

      Este tipo de diseñador siempre está buscando hacer cosas fuera de lo común, es propositivo y sus piezas de diseño siempre sorprenden por su calidad creativa más allá que su calidad técnica, aunque por lo general técnicamente también son muy buenos, trabaja mucho con la doble intención de la imagen e intenta ser el productor de cada elemento que contenga la pieza de diseño, prefiere tomar fotografías o realizar vectores desde cero o incluso realizar sus propias tipografías, intenta conectar conceptualmente todos los elementos para que no quede ningún cabo suelto y el resultado final sea totalmente eléctrico y atractivo, es apasionado y se toma muy enserio cada proyecto que cae en sus manos.

Pro:
Contratar a un diseñador creativo tiene sus ventajas ya que se comprometen con tu proyecto al grado de sentirse parte de él, propone ideas de mejora y siempre presentará resultados poco comunes. Si eres una persona con la filosofía de “Zapatero a sus zapatos”, que sabe darle su espacio y tiempo a la gente para realizar sus procesos y puedes confiar en la funcionalidad más allá de tu gusto, este tipo de diseñador es excelente para ti.

Contra:
Se toman su tiempo para investigar a fondo, por lo general son extremadamente visuales y les costará trabajo expresar su visión.

¿Cómo lo reconozco?
Es un consumidor constante de cultura general, le gusta la música, el arte, el cine, los videoclips, la historia, la literatura, la naturaleza, puede ser solitario y constantemente está cuestionando lo que sucede a su alrededor, le gustan los temas complejos o que reten su intelectualidad, nunca deja de capacitarse y trata de aprender de todos y todo lo que lo rodea.

El diseñador estratégico.

      Su mentalidad está centrada en la funcionalidad, en el público meta y en cuál es la mejor manera de comunicarse con ellos por medio de los elementos visuales que utiliza, piensa a futuro, piensa en formas para generar una marca sólida y reconocida que sobreviva a las inclemencias del mercado, sus objetivos no se limitan a las piezas de diseño que realiza sino a la respuesta del cliente y su retorno de inversión, es versátil y sabe hablar el lenguaje de los negocios.

Pro:
Te va a proponer trabajos a largo plazo con metas fijas, sabe escuchar a sus clientes y detectar sus áreas de oportunidad, es amigable, sabe negociar y hacerte sentir cómodo con lo que vas a comprar, trabaja con metodologías fijas y siempre tendrá claro que su trabajo te agrega valor como marca, tiene bases sólidas para demostrar la funcionalidad de cada proyecto.

Contra:
No tiene un estilo fijo de diseño, trabaja en horarios específicos y no te contestará llamadas de trabajo fuera de sus horarios.

¿Cómo lo reconozco?
Por lo general se viste muy formal, saco, zapato, camisa planchada, es responsable y puntual, te habla de estrategias a futuro, te pregunta cosas de tu negocio, indaga e investiga cada elemento visual para poder justificar sus trabajos finales, te hace sentir cómodo y proyecta un halo de liderazgo y seguridad.


Si vas a contratar a un diseñador gráfico, toma en cuenta este texto para que puedas tomar una mejor decisión que esté de acuerdo a tus expectativas y no te lleves sorpresas con resultados que no son los que esperabas, sólo recuerda que lo más importante al final del día es que consumas diseño y respetes la valiosa labor que realiza la comunidad de diseñadores.


Aquí puedes encontrar otros artículos de este autor

Adrián Ortiz

Director general de Porn Design Graphic House.
Apasionado empedernido por el diseño e intoxicado de una gran dosis de creatividad, curiosidad, energía y ganas de hacer cambios positivos en la gente que me rodea.
Amo el cine, la música, los conceptos creativos, las ideas frescas, las personas honestas, los niños y el diseño en todas sus formas.