Blog Diseño Gráfico

10 puntos para conseguir clientes y mantener su fidelidad.

2
Escrito por Adrián Ortiz

Desde que tenía 10 años supe que quería tener una empresa propia, no sabía de qué exactamente, ni cuáles eran los pasos a seguir para conseguirlo, pero siempre he tenido en mente que no quiero ser un empleado el resto de mi vida. Fue mientras estudiaba la carrera de diseño gráfico electrónico que me llamó la atención la posibilidad de crear una agencia de publicidad, tuve varios intentos fallidos mientras aún era estudiante, ya saben: te asocias con dos compañeros que comparten la misma idea, inventan un nombre medio fumado, diseñas un logotipo, tarjetas de presentación y ¡eureka!, ya tienes tu primer agencia de diseño y publicidad, lista para ser la mejor agencia de la ciudad (qué iluso era, dicho sea de paso). Mi ego “artístico” me obliga a decir que teníamos mucho potencial, éramos muy buenos para diseñar y teníamos muchas buenas ideas; todas funcionaban (por lo menos en nuestras mentes). La parte técnica la teníamos muy bien educada, pero surgió la pregunta: ¿cómo conseguir clientes? Ahí me di cuenta de que los clientes no llegan solos, hay que salir a buscarlos y además convencerlos de pagar por nuestros servicios  y después de lograrlo hay que mantenerlos satisfechos. Hasta ese momento de mi carrera lo único que había aprendido era a vectorizar y realizar fotomontajes, nunca me hablaron de este ente vital que hace funcionar todo que se hace llamar “el cliente”, nunca me dijeron que tenía que vender mi trabajo y mucho menos me explicaron cómo vender ese trabajo, solamente aprendía cómo ser un buen diseñador gráfico.

Cuatro años después de esa primera “agencia de publicidad” (que tuvo menos de un mes de vida) y de haber pasado por tres empleos como diseñador gráfico, tuve la oportunidad de fundar mi propia agencia de diseño gráfico. Me volví a topar con la misma pregunta: ¿cómo conseguir clientes? Por ese motivo les comparto esta lista de 10 puntos que debemos tomar en cuenta para conseguir clientes y mantener su fidelidad. No pretendo ser un experto en ventas y mucho menos puedo decir que son los únicos consejos que debes seguir, pero sí puedo decir que todos me han funcionado y los he reforzado durante mi corta carrera en el medio.

  1. Define qué es lo que vas a ofrecer.
    Debes tener muy claro cuáles son las necesidades que como freelance o agencia puedes resolverle a un cliente, si eres muy bueno para diseñar logotipos no trates de vender mercadotecnia, deja eso a las agencias de especializadas en esos temas, y viceversa.
  1. Aprovecha tus contactos.
    Tu mejor fuente de recomendación es tu familia y en especial tu mamá, pues a ella no la tienes que convencer de que eres bueno para algo, sólo asegúrate de que entienda bien qué es lo que haces. Si logras venderle bien la idea a tu mamá (seguramente sin que se lo pidas) ella se lo hará saber a sus amistades.
  1. Cuida tu imagen.
    Lamentablemente en México  valemos por cómo nos vemos, si tu forma de vestir es desenfadada o poco seria, el cliente te percibe así y seguramente te va a querer pagar así.
  1. Sé social.
    Habla con gente que pueda llegar a más gente. Siempre habla de lo que haces, lo peor que puede pasar es que te contraten y tengas que ponerte a trabajar.
  1. Sé claro.
    Habla de lo que haces de manera específica (ejemplo: soy diseñador gráfico, hago logotipos, hago invitaciones, hago diseño de volantes, etc.), habla en el idioma del cliente, a todos nos encanta vernos como pavorreales hablando con conceptos rebuscados, pero no sirven de nada si el cliente no te entiende.
  1. Si se te ocurre, hazlo.
    Somos creativos y siempre tenemos muchas ideas que creemos podrían funcionar, pero nos cuesta trabajo llevarlas a cabo. No lo pienses mucho, sólo actúa, no pierdes nada y si esa idea no te hace ganar dinero, al menos te hará ganar experiencia. Si dudas entre hacer o no hacer, confía en tu instinto jedi.
  1. Aprende a negociar.
    Quizá algunos clientes realmente no tienen dinero para pagar, pero supongamos que es una taquería, bueno a todos nos gustan los tacos ¿no? Ojo, siempre pide algo a cambio, si te piden un trabajo pero no te quieren dar nada a cambio, sal corriendo de ahí lo más pronto posible.
  1. Los clientes nuevos son los más caros.
    Si ya tienes un cliente cuídalo, dale seguimiento, no dejes que se olviden de ti, márcales, visítalos, regálales algo, hazlos sentir que los respetas, cumple con los tiempos de entrega y siempre da más de lo que te piden.
    La fidelidad del cliente depende de ti, no de tu competencia. Si un cliente se va con otra agencia, no es culpa de la agencia ni del cliente, es tu culpa por no saber mantener su fidelidad.
  1. Aprende a escuchar
    Se dice que los humanos tenemos dos oídos y sólo una boca porque debemos escuchar el doble de lo que hablamos.
    Cuando estés frente a un cliente, escucha todo lo que te quiera decir y  toma nota. Es más, si él te lo permite, grábalo y trata de detectar cuáles son sus necesidades reales, te aseguro que tu cliente se sentirá más valorado si escuchas y haces lo que es importante para él.
  1. Sé coherente con lo que dices y haces.
    Nunca dejes que nada valga más que tu palabra. Si vas a prometer algo es porque sabes que puedes cumplirlo. Y si ya abriste la boca, pero no tienes la menor idea de cómo hacer ese tipo de trabajo, ahora es tu responsabilidad hacer todo lo posible por lograrlo, a la larga eso hablará más de ti que los trabajos que vendas.

Muchas veces los clientes prefieren un buen servicio por encima de un buen precio.


Te puedo asegurar que si tomas en cuenta estos puntos, no sólo aumentarás la cantidad de tus clientes, sino también su calidad. Recuerda que lo ideal es vender tu trabajo al costo justo, que reconozcan y te prefieran por tu calidad y buen servicio, no sólo por lo barato que es trabajar contigo.

Adrián Ortiz

Director general de Porn Design Graphic House.
Apasionado empedernido por el diseño e intoxicado de una gran dosis de creatividad, curiosidad, energía y ganas de hacer cambios positivos en la gente que me rodea.
Amo el cine, la música, los conceptos creativos, las ideas frescas, las personas honestas, los niños y el diseño en todas sus formas.