Errores que matan
Blog Emprendimiento Marketing

6 errores que matan a cualquier negocio

RC3
Escrito por Rafael Castillo

Hay errores que matan a cualquier negocio pero que si los detectas a tiempo pueden salvarte

Ser emprendedor, tanto independiente, como dentro de una organización, conlleva una gran responsabilidad, tener una gran actitud, ideas, ingenio, creatividad, liderazgo entre otras cosas, pero en la medida que el emprendimiento o el proyecto va andando y que en un principio parece que todo va bien y prosperando, llega un momento, donde el emprendimiento o proyecto caen a un punto de no retorno y se producen los fracasos y las decepciones.

Entonces, si todo puede en un inicio ir bien, y el liderazgo se ve con los dotes necesarios para el reto, que ocurre que de repente todo eclipsa y llega el desastre. Te enumeramos 6 errores que matan a cualquier emprendimiento.

  1. Desconocer y desvalorizar a la gente: Un error clásico que he visto en muchos emprendedores es sobrevalorar su repercusión en la sociedad y entre sus empleados, llegando a un punto donde siente que es una obligación de los consumidores usar su producto o servicio y dentro de su emprendimiento desconocer las capacidades y habilidades de sus empleados, un emprendimiento lo hace la gente no el orgullo del emprendedor.
  2. Desinformación financiera: Por lo general un emprendedor es el gran entusiasta y visionario de su negocio, pero también ese impulso creativo lo hace olvidarse de algo que es fundamental para que su negocio se mantenga y pueda expandirse y es tener conocimientos generales de las finanzas de su emprendimiento, conocer el balance general, el estado de ganancias y pérdidas y cuantas cuentas hay por cobrar y por pagar es importante para que un emprendimiento se mantenga.
  3. Orgullo y sordera: Es difícil cuando un emprendimiento está en crisis, cuando un producto o un servicio no es requerido y el emprendedor se niega a reconocer la falla de su idea. Es bueno escuchar atentamente a aquellos que te den consejos sabios, buscar asesoría adecuada y estar dispuesto a escuchar, pero más importante aún, aplicar lo escuchado por más duro que sea.
  4. Falta de realismo sobre su producto y/o servicio: Antes de cualquier cosa, si usted va a crear un negocio para ofrecer un producto o servicio debe hacerse algunas preguntas básicas (Y si ya tienes tu negocio sigue haciéndote estas preguntas)
    ¿Este producto o servicio es realmente importante para la gente?
    ¿Es relevante o no?
    ¿Mi producto o servicio es uno al que la gente quiera pertenecer?
    ¿Qué tan cool es mi producto o servicio para las personas?
  5. Nula capacitación: Las estadísticas en México son fulminantes, de cada 10 emprendimientos que empiezan el primero de enero de cada año, al año siguiente solo sobreviven 5 y al cabo de 5 años solo existirá un solo de esos emprendimientos, lo impresionante es que de esos 10 emprendedores solo 2 de ellos se han capacitado de manera adecuada para afrontar la realidad del mercado y el funcionamiento de un negocio, o sea, si aun en caso de capacitarte solo el 50% de los emprendimientos sobreviven, es importante que te capacites, los números no mienten hay más chance de éxito en 50% que en solo 10%.
  6. Solo tiene el hábito de la improvisación: No existe emprendimiento que sobreviva si no desarrolla procesos, tanto para vender, como para elaborar el producto o servicio, procesos de contraloría interna, procesos de cobranza entre otros, debes tener procesos y que se conviertan en hábitos positivos de tu trabajo. También es fundamental que tengas una filosofía de trabajo, qué te motiva, por qué te levantas cada mañana y luchas por hacer crecer tu negocio, construye hábitos positivos de trabajo para el éxito del mismo.

Emprender un negocio o liderar un proyecto, es algo que habla bien de ti y de tus habilidades, es el fruto de tu actitud y la recompensa de tus aptitudes, pero el liderar algo implica avanzar por una pendiente muy empinada y resbalosa, toma las precauciones, mantente alerta, se aventurero, pero no un imprudente, evita los errores que matan y el objetivo, aunque difícil puede ser alcanzado.

Rafael Castillo